PORTADA
LA FUNDACIÓN
SITUACIÓN
ETNOGRAFÍA
RUTAS
COMER Y DORMIR
ESQUÍ Y AVENTURA
DOCUMENTOS
INFORM. DE INTERÉS
LACIANEGOS ILUSTRES
NOTICIAS
Contactar
ENTORNO DEL VALLE DE LACIANA
El clima | Fauna | Flora | Geología
Bosque y pradera
Pradera y bosque mixto


El paisaje de la Reserva de la Biosfera del Valle de Laciana, a pesar de su aparente naturalidad, a la que sin duda contribuyen sus extensos bosques caducifolios (llegando en la zona sur hasta una longitud de 10 km únicamente interrumpidos por el paso del río Sil) perfectamente conservados, esconde un intenso manejo secular que deviene en su actual configuración.

Los Bosques

Constituyen la unidad más importante desde el punto de vista biogeográfico y naturalístico en el territorio de Laciana. En general, se trata de un bosque de caducifolias que se extiende de manera intermedia entre las cumbres, cubiertas de praderas y matorral, y los espacios agrarios tradicionales como praderas de fondo de valle o las brañas, con los que siempre mantiene un borde nítido sin intervalo de transición.

Destacan sobre todo los bosques con predominio de roble y los abedulares maduros, considerados como los más importantes y mejor conservados a nivel nacional. Junto a estas dos especies se entremezclan arces, tilos, alisos, serbales, tejos (destacan entre los de mayor importancia de europa, por su edad y envergadura, los de Rioscuro o El Villar de Santiago), acebos y hayas.

Estos bosques suelen ser irregulares y compactos, adaptándose a las morfología del terreno, con una textura de grano de medio a grueso y con un fuerte contraste interno cuando la masa forestal está conformada por más de una especie.

Matorral

Conforman una extensa malla, tupida e irregular. Está constituida de forma principal por brezales, enebro rastrero y piorno serrano, que se presenta con distintos portes y densidades, a veces en torno a las masas de bosque u ocupando el espacio de los pastizales abandonados (formación muy dinámica).

A pesar de estar presentes en gran parte del territorio, las manchas más extensas y compactas se localizan en las vertientes de los valles septentrionales (Leitariegos, Orallo, Sosas, San Miguel o Lumajo).

Prados y pastizales

Se localizan preferentemente en las zonas más bajas de los valles principales, como el de Villablino, y en los valles afluentes del Sil de dirección N-S (Vega del Palo, Riotuerto, Orallo, Sosas, San Miguel o Lumajo). En estos lugares los prados de fondo de valle eran el complemento de los pastizales de altura y de las brañas a donde se desplazaba el ganado durante el verano. La estructura interna suele alternar dos elementos que le confieren su personalidad: por un lado superficies casi planas con los prados y pastizales y, por otro, sus bordes lineales constituidos por setos vivos de árboles y arbustos (robles, arces, fresnos, alisos, abedules).

Especies protegidas

- Catálogo de Flora Protegida de Castilla y León (Anexo II): Festuca elegans, Festuca summilusitana, Narcissus asturiensis

- Catálogo de Flora Protegida de Castilla y León (Anexo III): Armeria cantabrica, Cardamine raphanifolia subsp. gallaecica, Eryngium duriaei, Huperzia selago, Isoetes velatum subsp. asturicense, Lycopodiella inundata, Taxus baccata.

- Catálogo de Flora Protegida de Castilla y León (Anexo IV): Amica montana, Gentiana lutea subsp. auranthiaca, Ilex aquifolium, Narcissus triandrus

Aprovechamiento

La agricultura en la zona ha aparecido tradicionalmente como actividad complementaria a otras y basada en el cultivo de pequeñas huertas durante los meses de primavera y verano, con un ciclo posible, debido al clima, de unos 100 días como máximo.

En la actualidad,se están llevando a cabo investigaciones y desarrollando una serie de experiencias por parte de APROGEN (Asociación promotora de la Genciana y otras plantas de interés), para el aprovechamiento de la Genciana, el arándano o las plantas medicinales de forma comercial. Esta asociación cuenta con la colaboración de los técnicos de la Fundación Laciana Reserva de la Biosfera.